*

Autor Tema: Los Vengadores: bitácora de un viaje  (Leído 2363 veces)

Noviembre 17, 2012, 02:41:06 pm
Leído 2363 veces

La Casa de EL

  • Visitante


Esta no es la típica reseña… para leer información sobre Los Vengadores, existen personas más capaces que yo (como mi compañero Beldar) para resaltar sus puntos fuertes y débiles (que los tiene, como todo). Tampoco pretendo convenceros de que la veáis (si estáis leyendo esto es porque ya la habéis visto, o pretendéis hacerlo…)


Simplemente quiero contaros una historia: la de un viaje, que empezó cuatro años atrás, cuando un Nick Furia interpretado por Samuel L. Jackson  aparecía en pantalla para hablarnos sobre la iniciativa vengador. Pantalla en negro y poca información mas. Tuvimos que esperar a llegar a casa y hacer un seguimiento de lo que Marvel pretendía hacer: primero vendría Hulk, que había que corregir un poco la versión anterior… Luego otra de Iron Man, una de Thor y finalmente al líder por excelencia de Los Vengadores, El capitán América. Solo entonces Marvel y el mundo estaría preparado.


Finalmente, tras un viaje de cuatro años llegó el día. El día en el que los héroes mas poderosos de la tierra se reunirían para vengar la tierra, y el día en el que mis convicciones respecto a este mega proyecto (como pocas veces se ha visto en el cine) se reafirmarían o simplemente se desinflarían.


Mientras entraba en la sala miraba a las otras personas que se habían subido a este barco. Una pareja aquí, algunos padres con sus hijos… podría parecer una película normal, pero sin embargo ahí estaban: gente con el mismo brillo en los ojos y la misma actitud de nerviosismo, camufladas entre la multitud de la sala. Mientras subía por las escaleras para ocupar mi sitio, escuché a un chico decirle a su amigo “Dentro de dos horas, seremos dos personas muy distintas”, ante lo cual solo pude sonreír.


Nervios, muchos nervios. Las luces se apagaron un poco para ofrecerme los típicos tráilers, cosa que normalmente me hubiera entusiasmado, pero esta vez no. Quería que empezara la película, y al mas puro Homer Simpson ardia de deseos de empujar a la gente a que se amotinaran en nuestro peculiar barco a grito de “Que empiece la peli”. Por suerte, tras cuatro avances, las luces se apagan finalmente y la odisea empieza.



Pocas veces he visto un espectáculo tan bueno… tan emocionante. Nótese que he dicho “espectáculo”, y no “película”. ¿Porque ese matiz? Simple… la película es fiel al espíritu del cómic y ofrece exactamente lo mismo. Alguien simplemente dice “Ey, tenemos a estos personajes, molan mucho, pero queremos juntarlos y ofrecer todo el espectáculo que por separado no podrían”. El argumento no importa, ni el desarrollo, nada. Simplemente las dos horas llenas de risas, de aplausos, de vitoreos…


Finalmente todo llega a su fin. Muchos aplauden al inicio de los créditos, y las luces se encienden para empujar la gente a que abandone la sala y así los trabajadores puedan proceder a su limpieza para la siguiente sesión. Muchos son los que se levantan, ajenos a los trucos que usa Marvel en sus películas… pero no importa. Sirve para diferenciar de aquellos que han salido a ver una película, y a los que como yo estaban ansiosos de ver como finalizaba nuestro peculiar viaje. De nuevo aplausos, dos amigos incluso se abrazan, completamente satisfechos, y nuestras miradas se cruzan una y otra vez, gente desconocida pero que por un momento hemos compartido una conexión que probablemente no hubiéramos tenido de ningún otro modo y que probablemente muchos no comprenderán. No importa. Yo tampoco comprendo a la gente que se abraza cuando una persona muy lejos marca un gol. Las sensaciones que a mi me transmitió esta película son únicas, personales, y raramente repetibles.




 

Síguenos:

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en 
Google+ Siguenos
 en YouTube

Nuestros Especiales

Nuestros Especiales

Tiendas de Cómics

Últimos post