*

Autor Tema: Lo imposible (2012)  (Leído 1295 veces)

Noviembre 17, 2012, 02:41:42 pm
Leído 1295 veces

Poloux

  • Staff: Miembro

  • Desconectado
  • *****

  • 493
    • La Casa De EL

Lo imposible


Ya han pasado casi 8 años desde que en la navidad de 2004 ocurriera el fatal desastre natural en la que una serie de tsunamis asoló las costas de Tailandia y otros países del Índico provocando graves pérdidas económicas, pero sobre todo, pérdidas humanas, haciendo que muchas familias quedaran destrozadas. Posiblemente una introducción similar os suene de haberla leído recientemente en La Casa De EL. Esto es así, porque mi compañero y amigo Jon, nos habló del libro basado en la película de “Lo imposible”, que editó Norma Editorial,  dándonos datos muy interesantes. Sin embargo, de lo que hoy os vamos a hablar es de la película en sí protagonizada por Ewan McGregor y Naomi Watts y dirigida de forma magistral por J.A. Bayona.


Antes de entrar al cine vi cómo salía la gente de la sesión anterior con caras totalmente compungidas y el mismo trabajador del cine que nos revisó las entradas, nos advirtió que lleváramos algún “kleenex” porque íbamos a llorar de lo lindo. Mi respuesta fue que yo nunca lloro en esas películas. Me prometí a mí mismo y me jacté delante de mis amigos que yo no lloraría por esas cosas; que donde los demás lloran, yo me río y que soy un machote que solo llora con películas como “Rocky“. Me tuve que tragar las palabras porque hubo un momento en el que no aguanté. Y he de decir que yo no soy de llorar en ninguna película. No es algo habitual en mí pero esta película apela a los sentimientos de manera sobresaliente.


Tsunami

El tsunami, Lucas y la pelota roja: tres de los protagonistas del film



Lo primero de todo es que es una catástrofe y además es un hecho real. Que sí, que hay muchas otras películas que están basadas en catástrofes y otras (menos, pero las hay, como “Viven”, por poner un ejemplo) que además también se basan en un hecho real. Pero esta película está magistralmente dirigida. Tanto es así que somos capaces de sentir lo mismo que están pasando los protagonistas. J.A. Bayona ha sabido en todo momento jugar con los pequeños detalles para que, sin llegar a cruzar el límite pero sí bordeándolo, lleguemos los espectadores a sufrir lo que sufren los protagonistas, a sentir la agonía que ellos sienten, su frustración, su cansancio, su desesperación, sus alegrías, su tensión, su angustia, su valentía y un largo etcétera. Y es que Bayona sabía cuándo tenía que hacer que dos manos que están a punto de tocarse, se separen, que dos personas que están a punto de encontrarse, tomen caminos distintos de pronto para no verse por segundos o que pequeños momentos se transformen en grandes y viceversa. Y todo ello, para que los espectadores, sintamos lo mismo que sentía la familia de Quique, María, Lucas, Simón y Tomás, nombres que en la película son sus análogos en inglés, Henry, María, Lucas, Simon y Thomas, algo que he de decir que no termino de entender pues en ningún momento de la película mencionan que la familia es española y además cambian sus nombres. Puedo llegar a entenderlo en las emisiones de la misma en otros países pero no en España, aunque este es un detalle ínfimo comparado con la grandeza del film en general.


Naomi Watts y Tom Holland

Nos rendiremos ante la extraordinaria interpretación de Watts y Holland



La verdad es que yo, hablando desde mi propia experiencia es una película que considero sumamente recomendable y eso que fui uno de los que durante su emisión, tuve que soportar el parón de la misma debido a que hubo varias personas que sufrieron los efectos que está teniendo en muchas salas de cine, pues una chica se puso a vomitar al poco tiempo de comenzar el tsunami y otra señora se mareó y según bajaba las escaleras, se cayó perdiendo durante un tiempo el conocimiento y teniendo que venir los servicios de emergencia. Sin embargo, tras reanudarse la emisión, todos volvimos a adentrarnos en la amalgama de sentimientos que transmite cada escena de la película, estando bajo su influencia en todo momento.


Por tanto, lo que nos encontraremos no será una película de desastres naturales y punto. Es una historia que te conmueve y que consigues identificarte con cada uno de los protagonistas. Empezando por el extraordinario papel que desempeña Naomi Watts y que la propia María Belón ensalzó. Sin duda alguna, Naomi hace que te creas el sufrimiento y la agonía por la que está pasando. Sientes su dolor, sientes los momentos de bajón que tiene y desesperanza, sientes cómo te infunde el ánimo que ella misma no tiene y que consigue infundir en su hijo Lucas. Yo personalmente me he creído totalmente el papel que realiza Naomi Watts.


Por otra parte, está la gran interpretación de Ewan McGregor. Consigue transmitirnos perfectamente el papel de padre y marido preocupado por su familia y que estará dispuesto a tomar decisiones sumamente difíciles en un entorno nada halagüeño, decisiones las cuales quizá no compartamos pero que seguramente comprenderemos teniendo en cuenta el caos al que se está enfrentando en lo que se suponían que iban a ser una tranquilas y relajadas vacaciones en familia. También veremos un personaje que nos mostrará que a pesar de lo complicado de la situación, no se rendirá y que nos pondrá tensos cuando se vea superado y su desesperación le haga estallar. No hay duda de que su interpretación raya a un altísimo nivel.


Henry, Simon y Thomas

Amor de padre



Sin embargo, la gigantescas interpretaciones de “los mayores” no harán de menos para nada en absoluto la de los niños, destacando principalmente al que muy posiblemente será una gran estrella del cine en un futuro cercano, Tom Holland. Quedaos con este nombre porque estoy convencido de que lo leeremos en los créditos de muchas superproducciones pues su interpretación en el papel de Lucas fue sumamente meritorio, haciendo que en muchas ocasiones la película ganara en intensidad gracias a su buen hacer.


Como conclusión, he de recomendar encarecidamente que vayais a ver esta película pues no es un filme que simplemente se ve sino que también se siente, una película que por su excelente calidad en el argumento, interpretación, efectos, fotografía y dirección entre otras cosas, estoy convencido de que va a seguir dando mucho que hablar y que seguramente será una de las protagonistas en la próxima gala de los Oscar. Sin duda, una película de sobresaliente y además de producción española, lo que nos hace tener la esperanza de que aún el cine español no está muerto.


 



 

Síguenos:

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en 
Google+ Siguenos
 en YouTube

Nuestros Especiales

Nuestros Especiales

Tiendas de Cómics

Últimos post