*

Autor Tema: El chico de la semana: Connor Kenway/Ratonhnhaké:ton  (Leído 1718 veces)

Noviembre 17, 2012, 02:50:08 pm
Leído 1718 veces

La Casa de EL

  • Visitante

El chico de esta semana es el miembro más reciente de la familia de los asesinos, aunque no por ello el menos experimentado. Nació en el año 1755 en lo que hoy conocemos como Estados Unidos, que por aquel entonces eran un grupo de colonias británicas. Su padre fue precisamente un británico, Haytham Kenway, el cual mantuvo un breve romance con una mohawk llamada Kaniehti:io del cual nació él, llamado Ratonhnhaké:ton. Nunca conoció a su padre, y el mayor miedo de su madre se apagó al ver que aunque tenía sus ojos, su apariencia y el color de su piel perfectamente podían pasar por un mohawk, por lo que nadie en la aldea lo discriminó jamás.


Cuando tenía cinco años fue atacado por un grupo de templarios capitaneados por Charles Lee, que buscaban el templo de los precursores. Ratonhnhaké:ton perdió la consciencia, tan solo para ver su aldea arder cuando la recuperó. Su madre murió y un deseo de venganza creció en su interior durante años. Cuando cumplió los quince recibió un mensaje de Juno, miembro de la primera civilización, la cual le indicó que su destino era enfrentarse a los templarios como Charles Lee convirtiéndose en un Asesino. Para ello debía partir en busca de Achilles Davenport, único superviviente de la cacería a la que fueron sometidos los Asesinos coloniales de mano de los templarios, y recibir entrenamiento. Si bien al principio Achilles se mostró reticente al respecto, al ver las habilidades latentes del joven Ratonhnhaké:ton decidió entrenarlo, confiando en que era la única esperanza para su orden, además de darle un nombre que le permitiera camuflar mejor sus orígenes: Connor.


Durante varios años entrenó, tanto sus habilidades como su cultura y conocimientos, además de ser educado en el credo de los Asesinos. También fue informado de la jerarquía de los templarios, recibiendo la amarga noticia de que el líder era Haytham Kenway, su padre, aunque no frenó su determinación: su padre representaba unos ideales de control y opresión, opuestos a los suyos que buscaban la libertad por encima de todo.


Fueron precisamente sus ideales a favor de la libertad los que le acercaron muchas veces al bando de las colonias, tomando parte de eventos históricos en contra de los británicos como El Motín del Té, la Cabalgata de Paul Revere o batallas como las de Lexington o Bunker Hill, además de conocer en persona a personajes históricos como Samuel Adams, Benjamin Franklin o el primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, con el cual iniciaría una buena amistad… hasta que su padre, Haytham Kenway, intervino, demostrando que los verdaderos responsables del ataque a su aldea no fueron los templarios, sino los coloniales, y que para poder financiar la guerra habían decidido vender las tierras de su gente sin su permiso. Reprimiéndose el dolor, aun así plantó cara a su padre afirmando que estaban en juego causas más grandes, y que la próxima vez que se encontraran uno de los dos moriría.


Durante años acabó con la vida de varios templarios (Thomas Hickey, William Johnson, Benjamin Church…) hasta llegar de nuevo a su padre, el cual a diferencia de sus camaradas templarios sus últimas palabras no fueron pidiendo perdón o razonando su punto de vista, sino de afecto hacia su hijo. Finalmente y tras una larga persecución dio caza a Charles Lee, arrebatándole su colgante y escondiéndolo por orden de Juno para que años más tarde fuera encontrado por Desmond Miles. Poco más se sabe de su vida después de eso o su descendencia, salvo que siguió expandiendo la orden de los Asesinos en ese nuevo país recién nacido: los Estados Unidos.


Como todos los miembros de su familia sus habilidades físicas son muy notorias, además de manejar muchas armas como el arco, el tomahawk o las hojas ocultas. Su educación como mohawk, ayudada del sentido del águila de su familia, le convierte en un gran cazador. Además fue capitán del navío de guerra Aquila, con el cual navegó por los mares del Caribe enfrentándose al control templario en apasionantes batallas navales. Como curiosidad, su existencia rompe algunas tradiciones de su familia, como su nombre, que a diferencia de Aquilus, Altaïr o Ezio no significa “águila”, si no “el que arañó a la vida” y “el amante de los lobos” como Connor. Tampoco tiene la característica cicatriz del labio.



 

Síguenos:

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en 
Google+ Siguenos
 en YouTube

Nuestros Especiales

Nuestros Especiales

Tiendas de Cómics

Últimos post